ARTICULOS
SIMBOLOGIA, por Andrés Bojollo
 

     Si atendemos el sentido etimológico y amplio de la palabra apóstol, quiere decir "enviado"; designa propiamente a un embajador que representa con plena autoridad y poderes a aquél que le envía. Pero si nos atenemos al sentido estricto en el Nuevo Testamento, se refiere a los discípulos escogidos por Cristo.

    Dos condiciones esenciales se requieren para ello: haber visto a Jesús resucitado y haber recibido el mandato de ser testigos de esta resurrección y, a la luz de ella de la localidad de su persona y la obra de Jesús. Ambas condiciones fueron escogidas especialmente por Cristo para fundar en ellos, como en doce columnas, representantes de las doce tribus, el nuevo Israel, su Iglesia.

¿Quien eran los Apóstoles?.- ¿Cual era su formación?.- ¿Porque fueron elegidos?
   Cristo sabe que ha de morir sin saber salido apenas de Palestina y conoce que su mensaje está destinado a todo el mundo. Para ello elige a doce hombres que lo llevarán, siendo testigos suyos, desde Judea a Samaria hasta los últimos confines de la tierra.
     Los evangelistas nos cuenta aquella elección: "Salió Jesús al monte para hacer oración y pasó la noche orando a Dios. Y cuando fue de día llamó a sus discípulos, los que él quiso; y vinieron a él. Y escogió doce entre ellos, a los que también llamó Apóstoles, para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar: Simón a quien dio el nombre de Pedro, y Andrés, su hermano, Santiago el Zebedeo, y Juan, hermano de Santiago, a los que puso por nombre Boahorges, esto es: Hijo del Trueno, Felipe y Bartolomé, Mateo el publicano y Tomás, Santiago, el de Alfeo y Simón el Cananeo, apodado el Zelote, Judas Tadeo (hermano de Santiago) y Judas Iscariote, que fue el Traidor"
     Casi todos eran pescadores, trabajadores manuales. El más ilustre de todos era cobrador de impuestos. Los once primeros eran galileos, el último, Judas, era de Judea.
     Es evidente que Jesús contaba para fundar su obra, con una fuerza superior a la de estos hombres. Era la fuera del amor que vence a los poderes visibles e invisibles. Lo insinúa el evangelista Mateo, cuando a continuación de la elección de los doce dice que Jesús les dio potestad.
     "Curar a los enfermos, resucitad a los muertos, limpiad a los leprosos, arrojad a los demonios, gratis lo habeís recibido, dadlo gratis"
     Aquellos doce afortunados que recibieron la gracia inestimable de convivir con Cristo y cuya amistad inestimable con Jesús, han envidiado secretamente millones de almas, a través de los siglos, no siempre se mostraron dignos de la Suprema Felicidad que a ellos se les concedió.
     Hombres tardos de cabeza y pequeños de corazón, pero por otra parte hombres de buen sentido, capaces de progreso intelectual, llenos de fe y temerosos de Dios, de vida honesta, leales y humildes, probaron la paciencia del Maestro que día tras día les enseña, les ilumina y les perfecciona.
     Su educación será la obra maestra de Cristo. Jesús sabe que el sacrificio de su vida será eficaz en ellos, sabe que recibirán el Espíritu Santo y quedarán transformados en hombres que ganarán el mundo para el reino de Dios
     "Iba Jesús de ciudad en ciudad y de un lugar a otro predicando y anunciando el Reino de Dios, los doce con él"
     Y el Maestro les instruye y advierte con palabras de vida eterna
     "He aquí que os envió ovejas en medio de los lobos" "Seréis entregados por mi causa y os azotarán en las sinagogas" "Pero no seréis vosotros los que habláis, es el Espíritu de vuestro Padre, que habla por vosotros...." "Al que  confiese delante de los hombres, le confesaré también yo delante de mi Padre que está en los Cielos" "El que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mi....."
     El amor de Cristo a los Apóstoles, se reflejará la víspera de su muerte encomendándolos al Padre en una oración sublime
     "He manifestado tu nombre a los hombres que me has dado del mundo. Mientras yo estaba en el mundo, yo los guiaba en tu nombre" "Santificalos en la verdad. Tu palabra es la verdad" "Como tu me has enviado al mundo, también yo los envío al mundo. Y por ellos me ofrezco en sacrificio para que ellos sean sacrificados en la verdad"
     Desde tiempos primitivos del arte cristiano hasta nuestros días, los Apóstoles han sido representados de diversas formas, unas bajo figuras humanas y otras por medio de símbolos. En estos últimos afectaban formas de corderos o de palomas. Algunas veces se les simbolizó con la letra A, repetida dos veces.
       En la Edad Media se consideraba como símbolo de los nombres de los doce Apóstoles las siguientes piedras preciosas: el jaspe de San Pedro, el zafiro de San Andrés, la carolina de San Bartolomé, la calcedonia de Santiago el Mayor, el topacio de Santiago el Menor; la esmeralda de San Juan; la crisolita de San Felipe; el jacinto de San Simón; la crisopasa de Judas Tadeo; y el berilo de Santo Tomás.
De las distintas representaciones en forma humana, innumerables en todos los aspectos del arte, se destacan: el frontal de plata repujada de la Catedral de Aquisgrán; las figuras del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela; los medallones de Lucas de la Robbia en la iglesia de Santa Cruz de Florencia; los esmaltes de Limoges de la Catedral de Chartres; los mosaicos de S. Vital de Rávera, las estatuas del coro de San Marcos de Venecia; las estatuas de la Catedral de Reims, bellísima obra del siglo XIII.
     De las más notables obras pictóricas destacan los Apóstoles de Alberto Durero del Museo de Munich; la colección de los cuadros de Ribera del Museo del Prado; los de Rubén en Roma y los diversos del Greco, que pintó varias colecciones diseminadas por iglesias y museos de España y el mundo.
     Los atributos con que se han representado a los apóstoles, varían según las épocas y los artistas. En la Catedral de Chartres llevan reglas; en Albi, banderolas con palabras del Credo, en la Santa Capilla de París cruces de consagración; en las puertas de S. Pablo de Roma, los instrumentos de su suplicio, en la catedral de Amiens rollos desplegados, etc......
     ¿Que sabemos de ellos y cómo los simboliza nuestra corporación?
     Los apóstoles, que desfilan en nuestras procesiones, todos llevan prendida una placa en el pecho con el número de orden con que desfilan, su nombre y un fragmento del Credo hasta completarlo entre los doce.
     Las dos fotografías que aparecen abajo, una pertenece a los años anteriores al 1.963, cuando desfilaban con túnicas de distinto color. Y la otra pertenece a las actuales, donde todos llevan de color blanco la túnica para evitar un excesivo colorido y estar más en consonancia con su modestia y evangélica humildad