Cofradía del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de las Lágrimas.
 
RESIDENCIA CANÓNICA
Parroquia de Ntra. Sra. de la Purificación. (Salida desde San José).
HABITO
Túnica y cubrerostros negros, fajín de esparto, zapatos negros y calcetines blancos.
ICONOGRAFÍA
El Primer paso representa a Cristo Yacente depositado sobre una Urna de cristal. El Segundo es una dolorosa sin palio a la manera tradicional iconográfica de Soledad
AUTOR DE LA IMAGEN:
La imagen del Señor Yacente es de autor anónimo, y se conoce que llegó a Puente Genil en 1.622. Fue restaurada en 1.888 en los talleres de Domingo Espelta de Barcelona, en 1.936, 1.978, y 1.995, fue restaurada por los artista locales Antonio Muñoz Montaño, Domingo Bordas Esojo y José Manuel Cosano Cejas. La Virgen es obra de Manuel Pineda Calderón, realizada en 1.962
PASO:
La urna que se procesiona es de estilo rococó, tallada y dorada al fuego en 1.874 . Fue restaurada en Priego de Córdoba por Cristóbal Cubero en 1.986. Allí mismo fue realizado el trono de la Virgen de las Lágrimas, de estilo neobarroco, dorado a fuego.
RESEÑA HISTORICA:
Tuvo su origen también en la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús. En un primer momento se realizaba el descendimiento de un Cristo Crucificado, que luego era trasladado al Sepulcro. En 1.622 se incorpora esta valiosísima imagen de escuela granadina. Junto con la cofradía de la Veracruz es una de las más antiguas. Se venía procesionando en la noche del Viernes Santo, pero a causa de los cambios en la liturgia tras el Concilio Vaticano II, pasó a procesionarse el Sábado Santo desde 1.960. En 1.962 se incorporó la bella Imagen de Nuestra Señora de las Lágrimas, que se presenta sin palio ante una Cruz vacía.
A DESTACAR
La sobriedad y el orden de esta procesión que escenifica el Entierro de Cristo. El acompañamiento de una nutrida representación de figuras Bíblicas en actitudes distintas a las que se han presentado durante los días de la pasión.
CURIOSIDADES
Al ser el Entierro de Cristo, asisten las autoridades civiles eclesiásticas y Militares. En nombre del Rey el Alcalde o su sustituto representa en soledad a la Casa Real. La Figura de San Juan (de la Corporación de los Apóstoles), que tras el paso del Sepulcro, acompaña al Maestro, rememorando que fue el único apóstol que no abandonó nunca al Maestro.