La imagen que representa "El Decano" en los Apóstoles es la de máximo respeto, casi roza la veneración por lo que significa  esta persona como el más antiguo de la Corporación, que no el más viejo. A veces, como ocurre en la actualidad, conviven dos generaciones y cuando en las tertulias "El Decano" cuenta hechos pasados, anécdotas y comportamientos los demás escuchan con la boca abierta. Este hecho se repite década tras década y este es el misterio de perpetua actualidad en las costumbres, la seriedad y la fusión de la persona en la figura bíblica que representa, siempre en seguimiento del "Maestro" el día de Viernes Santo.

     El reglamento de "Los Apóstoles" no especifica derechos ni obligaciones a los decanos, pero la misma estructura organizativa es por orden de antigüedad, así como "el sacar bola" para sorteo de figuras o cualquier otro asunto de participación individual tiene en cuenta el número uno, el dos, el tres...... El número uno, como es en el orden de desfile en procesión San Pedro, de igual manera "El Decano" es el número UNO de todos los Apóstoles y al que estamos obligados en respeto y distinción. El Decano "impone los cordones" al nuevo Presidente cuando se vota en la Junta del Sábado Santo noche y le abraza en nombre de todos, deseándole feliz gobierno en el año semanantero que comenzará el día de la Cruz.

     José Gómez Reina es nuestro actual "Decano". Hombre sosegado, observador, prudente, de bondad a raudales, bondad que "desparrama"...... tanta que cuando se enfada, si le insistes un poco termina desarmado. Pepe es nuestro decano del "futuro" y con su presencia, y su forma de ser, estando como está siempre en los momentos difíciles. En procesión, él esta allí, con Pepe  puedes contar y copiando su estilo de apóstol, nada más que con la prudencia de su relación  y comportamiento estaremos aprendiendo a ser más Apóstol, o lo que es lo mismo "amar a tu prójimo, como a ti mismo"

R.G.CH.