Poesías

En este apartado de Poesías semananteras, se irán incluyendo, sin orden ni privilegio, simplemente ordenados por orden alfabético del Apellido  de sus escritores.
Si quieres aportar cualquier poesía que creas que deba incluirse, puedes enviarla por correo electrónico al webmaster@losapostoles.org

La Corporación, se reserva el derecho de no publicar poesías que no estén de acuerdo con la doctrinas y enseñanzas que rigen nuestra Corporación, ni con los principios de nuestra religión, así mismo no se responsabilidad de la falsa autenticidad de los autores. No obstante los correos, con las poesías serán guardadas durante un tiempo prudencial de 6 meses, para cualquier tipo de reclamación.

EL AUSENTE

Donde quiera que esté, vengo
llegando Semana Santa
porque me gusta mi pueblo
porque lo siento en el alma
Visitar a mis amigos
y recordar con cariño,
mis vivencias mananteras
que yo siento desde niño
Entrar en el Dulce Nombre
Virgen de la Soledad
tápame bajo tu manto
de compresión y bondad.
Arrodillado ante Ti.
yo te pido Madre Mía
que no te olvides de mi,
tu eres mi luz y mi guía.
Visitar luego la Ermita
de nuestro Padre Jesús
y ante su Imagen Bendita
por los brazos en cruz.
Y dar las gracias y pedir,
que Dios me da a manos llenas,
la fuerza para vivir
y pa consolar mis penas.
Ver después las procesiones
lunes, la Sagrada Cena
el miércoles, la Amargura
con su carita de pena.
Después de entrar la Esperanza
Jueves Santo Madrugada
voy subiendo paso a paso
camino de la explanada.
En la Plaza del Calvario
clareando la mañana
hay silencio extraordinario
cuando suena la Diana.
Y cuando se va alejando
de su pórtico, Jesús
nuestros pecados llevando
con el peso de la Cruz.
Sobrecogido de miedo,
mientras la saeta canta
quiero gritar y no puedo
con un nudo en la garganta.
Al mirar al Nazareno
yo siento un escalofrío
y al ver su rostro sereno,
que pena me da, Dios mío.
Aunque estoy viviendo fuera
y no estoy presente aqui,
quisiera estar a tu vera
cuando me vaya a morir.
Que sepamos estos días
convivir en hermandad
y seamos los pontanos
ejemplo de Humanidad.
Hoy que es Domingo de Ramos
os pido de corazon
que os deís un abrazo, hermanos
llenos de paz y amor.

Francisco Carmona Carmona

LAS COSAS DE NUESTRO PUEBLO

Las cosas de nuestro Pueblo
difíciles de expliar
a todo el que no comprenda
nuestra forma de pensar
Nadie podría entender
que nos llamemos hermanos
Apóstoles y Profetas
las Virtudes, los Romanos
Los hijos de la Amargura
Virgen de la Soledad,
los ataos y las potencias
o el Señor de la Humildad
De cuarteles y tabernas
salimos hacia el Calvario
los sábados de Cuaresma
por el mismo itinerario
La Meta es bien conocida
¡El Portico de Jesús!

que nos da la Bienvenida
Allí ya no existen clases
políticas ni dineros
sólo unas copas de vino
y abrazo de mananteros.
En los Cultos no extrañara
que te encontraras alli
a un hombre que no cree en nada
pero que en su Virgen si.

Yo he visto tras una esquina
a un hombre rudo del pueblo
con lágrimas en los ojos
y la rodilla en el suelo.
Con hablar entrecortado
al paso del Nazareno
pidiéndole por su hijo
que se lo pusiera bueno.
Los médicos no lo salvan
tan sólo configo en el cielo
y aunque no voy a la iglesia
porque de rezos no entiendo
Te lo pido con el alma
a ti, Jesús de mi pueblo
Patrón de todos los pontanos
¡Padre mío, Nazareno!
Hoy que es Domingo de Ramos
yo os pediría como en misa
que os dieraís la paz, hermanos.
pero no con la sonrisa
ni alargándose la mano,
si no con un fuerte agrazo,
lleno de cariño humano,
y diciendo lo que sentís,
¡este es el pueblo pontano!

EL DESTINO

Apresúrate hermano
Acaba ya tu alimento
El destino te ha elegido
Para aliviar al Maestro
En su último tormento

Negras sombras enfiladas
En la noche oscura, yendo
Cuesta abajo, empinada
En busca del monumento
Donde otras almas piadosas
Elevan al cielo sus rezos

Oración desesperada
Oración pura y sencilla
Te desgarra el corazón
Pues no entiende la razón
Porqué a Jesús se le mancilla

De nuevo presta la hilera
Silencio, silencio, silencio
Ya caminamos afuera
Siguiendo por otro sendero
Ese puente, esa luna
Reflejada en ese espejo
De agua diáfana, cristalina
Del Río de nuestro pueblo

Avistamos por fin la ermita
De nuestro apóstol guerrero
Aquel quien comandó
La expulsión del sarraceno
Nueva oración contenida
Nueva oración con respeto

¡Frugal refrigerio hermanos!
Grita Chacón al momento
Os recuerdo que queda camino
Vamos al principal monumento
La pendiente nos espera
Más arriba, en un momento
Nos recibe nuestra Madre
Salvadora de todo un pueblo
Que sufre en su agonía
Por el hijo que aún no ha muerto

Aquí estamos madre mía
No te inunde el desaliento
Si en nuestras manos estuviera
Aliviarte el sufrimiento…
Nos postramos ante ti
Por tu hijo el Nazareno

Apóstoles somos,
Apóstoles seremos
Serás nuestra Patrona
Hasta el final de los tiempos

 

 

Joaquín E. López Pérez
Diciembre 2020

LOS TAMBORES DEL VIERNES SANTO NOCHE

Ya se oyen, ya resuenan
ronco son de tela negra
noche oscura, de leyenda
retahíla larga y prieta
las gargantas ya calientan
al compás de cortos pasos
mientras suenan las cadenas

Eres luz en noche oscura
Eres río desbocado
Eres faro en la tormenta
Guía del apostolao
Remanso en la tiniebla
Paso firme del descarriado

Eres fuerza y eres calma
Eres sendero y eres guía
En tu son hay esperanza
Esperanza de nueva vida
De quien toca con el alma
Pues sus dedos no podían
Sujetar esa baqueta
Que ha tiempo sostenía

Ya se oyen, ya resuenan
Ya se escuchan, ya se acercan
Y al resguardo de la noche
Paso a paso, ya se alejan.

Febrero 2020

JOSE GOMEZ REINA 
In memoriam

El cielo podría esperar
Pero en él hará falta cordura
A nosotros nos queda la amargura
Y a ti te tuvieron que llamar
¡Que inesperada singladura!

Seguro que aquí has cumplido
Ahora comienzas otra batalla
Para ello te han elegido
El maestro así lo ha querido
Allí seguro que haces más falta

Decano entre decanos
Apóstol firme y recto
Inculcaste tradición
Siempre a corazón abierto
Siempre acorde a la razón

Cuando llegues al destino
Cuando emprendas ese vuelo
Desde ese lugar divino
A los que nos dejas sin consuelo
Intercede desde el cielo
Por este cuartel desolado
Que si hoy llora tú ausencia
siempre tendrás a tu lado

LOS TAMBORES DEL VIERNES SANTO NOCHE

Ya se oyen, ya resuenan
ronco son de tela negra
noche oscura, de leyenda
retahíla larga y prieta
las gargantas ya calientan
al compás de cortos pasos
mientras suenan las cadenas

Eres luz en noche oscura
Eres río desbocado
Eres faro en la tormenta
Guía del apostolao
Remanso en la tiniebla
Paso firme del descarriado

Eres fuerza y eres calma
Eres sendero y eres guía
En tu son hay esperanza
Esperanza de nueva vida
De quien toca con el alma
Pues sus dedos no podían
Sujetar esa baqueta
Que ha tiempo sostenía

Ya se oyen, ya resuenan
Ya se escuchan, ya se acercan
Y al resguardo de la noche
Paso a paso, ya se alejan.

Febrero 2020

Y PARECE QUE FUE AYER…….

Hermanos ¿Cuánto tiempo?

Cuanto tiempo sin vosotros

Cuanto amor desperdiciado

Cuan pesa vuestra ausencia

Este tiempo tan oscuro

Que traspasa el alma entera

Se nos cuela de soslayo

Como rayo en la tormenta

Nos aleja uno a uno

Nos instaura en la tristeza

De no vernos, no sentirnos

Compartir nuestras vivencias

La cuaresma que nos llega

Servirá para querernos

Sin abrazos, sin presencia

Mas con almas conectadas

En la fe de nuestra tierra

Esta fe sí que nos une

El Maestro no nos deja

Nos alberga la esperanza

Que nos da su fortaleza

De que pronto nos veamos

Que subamos la escalera

La que lleva al santuario

Cenáculo en la plazuela

Allí de nuevo juntos

No de cualquier manera

Sino abriendo nuestra alma

A Abrazos desmedidos

Llanto, risas y añoranzas

Que desnuden nuestra ansia

Tanto tiempo contenida

Tanto tiempo maniatada

Apóstoles, mis hermanos

Ojalá que este delirio

Que aún hoy me embarga

Termine en gran abrazo

Un abrazo que desgrana

Todo el amor y cariño

Que ser apóstol significa

Que ser apóstol nos reclama

Apóstol, ¿adonde vas?
Voy a ver a mi Maestro
Apóstol, ¿adonde vas?
Al santuario, quiero verlo

Si antaño fui cobarde
Pues lo dice el Testamento
Hoy quiero acercarme
Compartir su sufrimiento
No ser Judas, sino Pedro
Que a pesar de haber fallado
Enmendó su atrevimiento
Expandiendo su palabra
Proclamando así sus Hechos

Quiero ser sostén y llama
Del mensaje del Maestro
Encontrar en su mirada
Amparo y asentimiento
Abrirle el alma entera
Y gritar desde mis adentros
Señor si yo pudiera
Aliviar por un momento
El dolor que llaga tu cuerpo
Y quitarte las espinas
Y evitar sin miramientos
Esos clavos que te harán
Padecer tanto tormento

El amor que nos mostraste
Hoy nos lleva a tu encuentro
Por la empinada cuesta
Esa de nuestro pueblo
La del calvario pontano
¡Apóstol , sube en silencio!
Acompaña a cada hermano
Y recuerda, en un momento
El Terrible te acogerá
Muéstrale sin recelo
Tu corazón apostólico
Tu alma de manantero

Manzana, una manzana
Al demonio le bastó
Para cerrarnos la ventana
De tu paraíso, Señor

¡Qué avaricia la de Eva!
Por crédulo cayó Adán
Su pecado a todos llega
Su egoísmo heredarán
Los hijos de esta tierra
Toda la humanidad

Para purgar ese pecado
Desde el paraíso terrenal
Dios a los dos ha enviado
A un pueblo muy especial
Con sabor a dulce membrillo
Y aroma de blanco azahar

Llegaron a Plaza De Lara
Ambos suspiraron profundo
Les iluminó una idea clara
No hay nada mejor en el mundo
Que entre apóstoles habitaran

Adán y Eva nuestros padres
Apóstoles nuestros maestros
Qué mejores ancestros
Para aprender las verdades
Que emanan del Evangelio.

Apóstol genuino
este de San Andrés
se hizo granaíno
después que Pontanés
para seguir el camino
de Jesús de Nazaret.

Esta junta tiene miga
se la da un Carbonero
y además un ladrillero
una pareja amiga
con un pinche zalamero
que reparte mucho amor
con cariño verdadero

Disfrutad hermanos míos
iluminad nuestro cuartel
acudid prestos a él
olvidad estos tiempos sombríos,
nos convoca San Andrés

Recordar a quienes se fueron
es guardar en la memoria
gran parte de nuestra historia
a aquellos que nos hicieron
respetar la tradición
de vivir desde el corazón
ser apóstol verdadero.

En nuestra querida plazuela
Hay una especie de Nao
La tripula un presidente
Quien con mucha triquiñuela
La gobierna de lado a lado

Con él, cuarenta y cinco almas
Sin ser siquiera grumetes
Mucho menos, marineros
Navegan por un mar en calma
Atendiendo con respeto
La directriz de quien les manda

Esta Nao tan singular
Sin remos ella navega
Es la fuerza del corazón
La que sus velas despliega
Surcando a pleno pulmón
Entre saeta y saeta.

No es un puerto su destino
Tan peculiar singladura
Marcha hacia otro camino
Su meta está en las estrellas
Donde descansan las almas puras

San Pedro allí los espera
Tal como les prometió
Cuando andaba por la tierra
Pasad de uno en uno
Al final de la escalera

El terrible está aguardando
Vuestro amor, vuestra lealtad
Ese que habéis derramado
En el mundo con humildad
Recoged por ello el premio
Pasaporte a la Eternidad

Mi cruz es menos cruz
si no soporta las espinas
Mi cruz es menos cruz
si la llevo sobre ruedas
Mi cruz es menos cruz
si no soy vilipendiado
Mi cruz es menos cruz
si recibo tanto cariño
Mi cruz es menos cruz
si no resulto ultrajado
Mi cruz es menos cruz
si San Juan está a mi lado
Mi cruz es menos cruz
si la tuya Señor, está presente
Mi cruz es menos cruz
si a la tuya miro de frente.
Tu cruz es salvación
la mía, redención

Un Maestro llegó del barro
Modelado entre la arcilla
De esta forma tan sencilla
Se quedó a nuestro lado

Entre olores de fogones
Con un Lindo en su mirada
Este barro ya cocido
Se alimenta con el alma
Y a nosotros con sus guisos

Mucho amor es su legado
Lo transmite con firmeza
No seguirlo es un pecado
Así muestra fortaleza
Y respeto como hermano

Una muerte lo protege
Un demonio lo acompaña
Mas utiliza su guadaña
Para seducir a quien se deje
En amor, no en patrañas

Y la muerte se instauró
Blanca sobre tu alma
A ti te dio la calma
Y a nosotros tu calor
Pues es vida esta Parca

Pero el tiempo no se para
Ni esta muerte lo detiene
Antonio, cincuenta años
Hoy tus canas te sostienen
Y el cariño de tus hermanos
En este día, para siempre

YA VIENEN TRAS EL MAESTRO

Ya vienen tras el Maestro
su larga fila destaca.
Son como doce columnas
hijas de la misma talla
A su paso por la calle
la multitud los aclama,
que tan solemne desfile
les hace vibrar el alma.
Es su caminar pausado
mas, tan recias sus pisadas
que ni siquiera la lluvia
pudiera nunca frenarlas
Han agitado sus mantos
brisas de mil madrugadas
y su perfil se esculpió
a golpes de pura casta.
Tradición de cuatro siglos
aureola sus cabezas
Sangre de raza pontana
avala su gran solera
¡que sobriedad en el gesto!
¡que actitud de firmeza!
¡que temple lleva su aire!
¡que Majestad tan serena!
¡que vivo retrato nos dan
de seriedad y de nobleza!

Miguel Jiménez López

PICORUCHOS DE LOS APOSTOLES

¿Qué anunciáis sombras espectrales,
cortejo fantasmal de almas en pena
que sume al pueblo en mil pavores
con el siniestro chirriar de las cadenas
y el desafinado son de los tambores?
¿Adonde encamináis vuestros pasos,
desfile irreal de encapuchados,
que sobrecoge el alma más piadosa,
con luces de bengalas alumbrados
en medio de la noche tenebrosa?
¡Que macabras figuras os acompañan
en vuestro deambular estruendoso
que gritando con furia y desatino
no cesan de agitarse sin reposo
tratando de escapar a su destino ?
Mas esta clara la razón
que nos alejó del maleficio
el duelo de la Pasión
y el supremo sacrificio ,
de la Muerte y del Pecado
y para que sea recordado
desde hoy al infinito
llevaís en fúnebre rito
al enemigo del hombre
¡Que hasta la posteridad
olvide siempre su nombre!
Y en un gesto de humildad
admitamos los cristianos
que Jesús tendió sus manos
para alcanzar el perdón,
en su divina Redención,
¡ A todo el género humano !


Miguel Jiménez López

A LA VIRGEN DE LA GUIA

Eres como harina candeal,
pan de pueblo, trigo duro,
viva estampa celestial,
que al ateo más perjuro
con tu imagen maternal
arrancas el amor más puro
más sincero y fraternal
al salir, en clarooscuro,
de tu templo, virginal.
Abres la Semana Santa
con el trono más sencillo
y con tu discreta planta.
Eres la flor del membrillo
cuando un Atao te canta
nervioso como un chiquillo
¡Con esa voz, esa garganta,
que es tu auténtico brillo,
tu figura se agiganta!
Dios en su gran sabiduría
creó estrellas y cielo
un conjunto de armonía
para que cubran tu pelo
como un palio de poesía,
amparo del desconsuelo,
pontana de más alegría,
en este mundo de duelo,
¡Eres, virgen de la guía,
Paloma del más alto vuelo!

CRISTO DE LA BUENA MUERTE

¿Quien pudo, de esa manera
llenar tu rostro de calma
y de majestad tan señera?
¡No fue un hombre, fue un alma
la que esculpió tu madera!
Y es que, Martinez Cerrillo,
te talló con tanto anhelo
y un cariño tan sencillo
que dejo gubia y martillo
y puso a Dios de modelo.
Que ese rostro sin rencor,
la fe y la piedad comparte
con la expresión del dolor.
¡Más que una obra de arte
es un prodigio de Amor!
Y al salir en procesión
por tres clavos traspasados
quiero alumbrar a tu lado
para rogarte el perdón
por tanto como he pecado.
Quiero, como un desafio,
mirando tu cuerpo inerte,
¡Voluntad para quererte!
y remediar mi extravio
¡Cristo de la Buena Muerte!

NUESTRO PADRE JESUS ​​NAZARENO

Necesito de ti, de tu prudencia,
en mi dura, feroz encrucijada.
No resisto yo solo la punzada
de dolor que causa tu carencia.
Necesito de ti, de tu presencia
de la Terrible luz de tu mirada,
esa endrina, ardiente espada,
colmada, Jesús de tu indulgencia
Necesito ver tu imagen pura
y, si tener arrojo ni bravura,
marcharé contigo al infinito.
Necesito tu faz sin amargura
aurora de Diana y calentura
¡Necesito de ti, te necesito!

                                                Lluvia de cenizas oscuras

                                                llamas, volcanes desatados

                                                las estáticas caricaturas

                                                lloran lágrimas en racimos

                                                en prisión de marcos quemados.

 

                                                Gritan a las figuras dormidas

                                                «soplan Lucifer y su amada»

                                               hirientes pavesas les chalpican

                                               y al Nazareno imploran…,

                                               al frente macabros sonrientes.

 

                                               Invaden las ascuas hambrientas

                                               lamen a los doce Apóstoles

                                               ya con las venas encendidas

                                               como mudos testigos muertos

                                               como densas piedras vivas.

 

                                               ˇDe pronto!.., se raja el cristal

                                               de sus marcos ennegrecidos

                                               engullen al diabólico mal

                                               machacan con abiertas bocas

                                               chupan el fuego… ˇestan vivas!

 

                                               Después calma…, miran al Nazareno.,

                                               arrollidados….»Padre Nuestro»…

                                     Hay un murmullo, apenas contenio

                                     que se oye crecer cada momento

                                   silba, prestad atención, poned oido

                                   no creais que es tan solo el viento

                                   que impone silbando su gemido.

 

                                   Voces de un ayer casi olvidado

                                   que parecía ya callado y yerto

                                   aquellos susurros de un pasado

                                   que ahora, a techo descubierto

                                   retornan como potro desbocado.

 

                                   En cada cuartón, en cada ladrillo

                                   hay un eco de recuerdos añorado

                                   que desde esa cima del altillo

                                   de otro tiempo más dorado

                                   nos devuelve un tono más sencillo.

 

                                   Y desde cualquier rincón del techo

                                   llegan «cuchillos» de Leivas y Jurados

                                   que discuten los cuatro… sin despecho

                                   escapan sus clamores por los tejados

                                   se remansan….., quedan satisfechos

 

                                   Entre las crujias de viejas maderas

                                   se ve la flor tronchada de «Tío Manolo»

                                   y asomando al bordón, por los aleros

                                   Manolo Santos, con el compás del «polo»

                                   hace poema de «cantes verdaderos».

 

                                   En cada alfajía …, en cada tiranta

                                   como saliendo de su encierro

                                   se oye el latir de una garganta

                                   es la voz imposible de «Manuel Hierro»

                                   que al decir la saeta, la abrillanta.

 

                                     Solo falta el chubesqui encendido

                                   y espuerta de orujo al suelo

                                   para hacernos ver …, con su crujido,

                                   ˇQue todos han bajado del cielo!

                                   para recuperar el tiempo perdido.

En el duro suelo arrodillado

que sublime ejemplo de humildad

tu, el Redentor de la Humanidad

lavas los pies de tu Apostolado

 

Y hasta Judas, que a tu lado

toma el Dulce Pan de la Eternidad

le enjugas el polvo ¡que gran bondad!

Y sabes que ya te ha traicionado

 

Al tomar la toalla de hinojos

tu cuerpo se crispa estremecido

porque a ese apóstol pecado,

que de avaricia nubló sus ojos

teniendo la Gloria alrededor,

¡Tu pasión de nada le ha servido!

Señor, que de la luz y de la sombra eres el dueño,

tu que dominas el presente y el pasado,

no permitas que mis muchas flaquezas,

como en una pesadilla o un mal sueño

me aparten un instante de tu lado.

 

Tu que nunca has empelado sutilezas,

que siempre fuistes directo y sencillo.

Protegeme en los avatares de la vida.

¡No consientas que me llene de vilezas!

 

¡Consérvame con la inocencia de un chiquillo!

Tu, que con la Terrible mirada al sol detienes,

que por el Amo de las cargas te tenemos,

Acógenos en tus brazos torturados,

con ese amor infinito que nos tienes,

cuando al final de la vida te encontremos.

¡Que anuncias sombras espectrales,

cortejo fantasmal de almas en pena

que sume al pueblo en mil pavores

con el siniestro chirriar de las cadenas

y el desafinado son de los tambores?

¿Que macabras figuras os acompañan

en vuestro deambular estruendoso

que gritando con furia y desatino

no cesan de agitarse sin reposo

tratando de escapar a su destino?

Mas está clara la razón

que nos alejó del maleficio

el duelo de la Pasión,

y el supremo sacrificio,

de la Muerte y del Pecado,

y para que sea recordado

desde hoy al infinito.

lleváis en fúnebre rito

al enemigo del hombre

¡Que hasta la posteridad

olvide siempre su nombre!

Y en un gesto de humildad,

admitamos los cristianos,

que Jesús tendió sus manos

para alcanzar el perdón,

en su divina Redención

¡A todo el género humano¡