RECUERDOS...
YA VIENEN TRAS EL MAESTRO
 
Ya vienen tras el Maestro
su larga fila destaca.
Son como doce columnas
hijas de la misma talla
A su paso por la calle
la multitud los aclama,
que tan solemne desfile
les hace vibrar el alma.
Es su caminar pausado
mas, tan recias sus pisadas
que ni siquiera la lluvia
pudiera nunca frenarlas
Han agitado sus mantos
brisas de mil madrugadas
y su perfil se esculpió
a golpes de pura casta.
Tradición de cuatro siglos
aureola sus cabezas
Sangre de raza pontana
avala su gran solera
¡que sobriedad en el gesto!
¡que actitud de firmeza!
¡que temple lleva su aire!
¡que Majestad tan serena!
¡que vivo retrato nos dan
de seriedad y de nobleza!
 
Miguel Jiménez López