ADAN Y EVA

 

 

Estas conocidísimas figuras bíblicas abren las  participaciones de la mayoría de las Corporaciones tradicionales en la Semana Santa de Puente Genil y aunque no hay datos históricos de sus inicios, es de suponer que son la más antiguas.

Antes de los años cuarenta desfilaban estas figuras delante del Niño del Paraíso (ángel infantil con espada en mano, colocado en un trono). Después salía delante del Lavatorio atados con unas cintas  por las higueras, hasta que se formalizó esta cofradía en 1.980, que se colocan mucha más adelante.

Adán y Eva suponen para el cuartel de Los Apóstoles "la puesta de largo", el primer Pleno de la Semana Santa. Tenemos o debemos estar todos y si alguno falta  lo hacemos presente con la dedicación del común brindis.

Estas figuras, son nuestro primer abrazo colectivo en ese rincón de la placita del Hospital, son estas figuras las que saludan en un inmenso acto humano de fraternidad y amor del pueblo por todos sus hermanos, en uno de los más grandes gozos colectivos de cariño hacia su Semana Santa que los Pontanos realizan en este encierro que llamamos "Los Vivas"

Portan cada una de estas figuras, unas ramas de higuera.