DEMONIO Y MUERTE

 

 

El Diablo viste de rojo, color de sangre, herida, fuego, armonía, agonía, pasión, azufre, sufrimiento,...., muy en consonancia con su papel. 

No así la vestimenta de la muerte vestida de blanco, que salvo que en exclusiva se la haya dado un aspecto negativo, representando la lividez del color del muerto y que en algunas sociedades tal significado tiene relación con un origen lunar..

Pero si tratamos el cuadro en conjunto: los colores del Diablo, "Picuruchos" y Muerte, nos llenamos de admiración, si tal fue el sentido que le dieron nuestros antepasados, por la perfecta conjunción lograda.

Estas figuras han producido, junto a los tambores, han producido a lo largo de la historia serias críticas a Los Apóstoles por parte de periodistas que nunca nos preguntaron y que nunca se interesaron en saber el contenido de la representación, se limitaron a la descalificación por la descalificación. A estos periodístas les invitamos a hablar y hacer un reportaje del desfile de Los Doce Apóstoles y sabrán que ese ardor, esa seriedad y esa vivencia profunda con que sentimos de Apóstol.... ¡la misma!....¡somos los mismos!