SANTOS VARONES

 

 

Poco se sabe de la vida de los Santos Varones, José de Arimatea se le conoce así por ser natural de Arimatea pueblo de Judea y la coincidencia de los Evangelistas en describirle cómo más conocido. San Mateo lo considera "Discípulo de Jesús" y lo determina como "un hombre rico de Arimatea". San Marcos hace alusión a José de Arimatea de "distinguido Consejero", pudiera ser "Senador" toda vez que el "Consejo" estaba formado por Sumos Sacerdotes, Senadores y Letrados.

San Juan es el único que menciona a José y a Nicodemo. José de Arimatea lo considera "Discípulo de Jesús" y de Nicodemo escribe: "aquel que la primera vez había ido a verlo de noche" llevando unas cien libras de una mezcla de mirra y áloe. Parece ser que era "letrado" en el "Consejo" y que participó en la defensa de Jesús ante el Sumo Sacerdote, y que fue él quién propuso fuese llevado ante Pilatos para ver la posibilidad de su liberación y de esta manera alejar la decisión del Consejo que era la de condenarle a muerte.

Los Santos Varones son tan antiguos, tan modestos y tan humildes como el primer Apóstol. Más todavía, sufren en la Gloria de Dios, orgullosamente plácidos, al pasar por la Semana Santa como dos figuras "grises", sin relieve popular, y cuando han de responder para ser entendidos en el argot "manantero", casi están obligados a decir -somos de los apóstoles"